domingo, 2 de abril de 2017

DELIRIO PRECOZ


Aún creía cuentos de  cigüeña
y detrás de la zarzamora
incrustado  en la hierba fresca
para verla pasar tan  hermosa
mi corazón de niño explotaba

Moza más bella del campo
expectante del trino y el agua
incendió mi arco iris  temprano
en destellos prohibidos de azul
mientras  la luna  temblaba

Porque  de veinte hermanos
armados  de fieros cuchillos
era  su princesa encantada
que a nadie podría mirar
aflicción anudaba mi lengua

Custodiada cruzaba el puente
sobre el agua hasta mis rodillas
y no abría ni el fuego esa puerta
que tenía mi suerte atrapada
como a pez malherido en la red

Vigilada joya viviente
transitaba  la fragancia del valle
y en mi anhelo camuflado de árbol
le agitaba mis ramas discretas
desprovisto de alguna esperanza
y en descuido de todos los vientos
me enseñó otro cuento de alas


(De: Voces a la noche, 2017)


No hay comentarios: